Algunos técnicos tienen el serrucho bajo el brazo

Los problemas de violencia que tiene el fútbol argentino, los barra bravas sueltos haciendo lo que quieren y como quieren, los  técnicos que ponen a determinado jugador porque les paga o les deja algún rédito económico son ejemplos de fútbol negro, pero en este caso vamos a tocar un tema tan recurrente como lo es el ‘’serrucho’’ de los técnicos.

Apenas 20 técnicos tienen la suerte de poder estar dirigiendo en Primera División, otros 20 técnicos dirigen la B Nacional, y después el resto dirige categorías menores (casi amateurs) o están desempleados. A partir de esto, uno puede divisar que hay muchos técnicos que esperan que a un colega le vaya mal para poder dirigir.

De todos modos, este conjunto de entrenadores no sólo lo desean o lo cuentan quizá en un círculo intimo o privado, sino sus representantes o amigos llaman a dirigentes para ofrecerle los servicios, van a los estadios a observar partidos y hacerse ver, y en definitiva lo que hacen es precisamente lo que no le gustaría que le hagan: ATENTAR CONTRA SU TRABAJO.

Hace algunos días atrás, Omar De Felippe, el actual entrenador de Quilmes, dialogó con nosotros en el programa de Fernando Niembro, por Radio 9. Entre otras cosas, el técnico dijo que no mira ni escucha programas deportivos y tampoco lée la sección deportiva de los diarios para no hacerse mala sangre. 

Lo cierto es que en el medio periodístico hay intereses creados y por eso aparecen los operativos de prensa para instalar algún nombre o también desestabilizar el trabajo de alguien.  Esto se da a partir que algunos técnicos, que por querer dirigir determinado club, le piden a sus periodistas amigos que sean detractores del trabajo de su colega.

O por que varios medios periodísticos salieron a decir que Boca pensaba en Guillermo Barros Schelotto para remplazar a Julio Falcioni? . Angelici jamás pensó en destituir al técnico, y mucho menos no respetar el vínculo vigente, pero hay periodistas que son las viudas de Riquelme, y todo lo que haga el entrenador va a estar mal, y siempre buscan lo mínimo para intentar desestabilizarlo.

Otro ejemplo concreto es San Lorenzo de Almagro. Aún sin haberse resuelto la ida de Ricardo Caruso Lombardi, Juan Antonio Pizzi se reunía en el edificio de Ideas del Sur con Matías Lammens y Marcelo Tinelli para acordar su vinculación como técnico del ‘’cuervo’’. En otro piso del edificio situado en la calle Olleros, estaba Caruso Lombardi esperando a los dirigentes para acordar su rescisión.  San Lorenzo tenía nuevo técnico, pero sin aún haber despedido al que dejaría más tarde su cargo.

Caerle directamente a Pizzi sería omitir lo que hacen el resto de los técnicos, pero de todos modos ¿Dónde quedó la ética y la moral del ex técnico de Rosario Central?.

Algunos técnicos quieren dirigir de cualquier modo, y eso lleva a que después cuando están en  la vereda opuesta y le intenten hacer lo mismo, son los primeros en quejarse. Entonces en que quedamos?. La mejor respuesta para esto es que no hay que hacer lo que no te gusta que te hagan.

 

Maximiliano Fourcade

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La muerte de un presidente: el arreglo de un campeonato

El torneo apertura 2008 es conocido como uno de los campeonatos más polémicos en la historia del fútbol argentino. Aquel torneo que finalmente fue ganado por Boca Juniors a través de un triangular, tuvo todos los condimentos para mostrar parcialidad hacia un equipo.

Ese torneo comenzó con el dominio absoluto de San Lorenzo de Almagro, que  con buen fútbol se impuso en las primeras diez fechas, ganando ocho encuentros, empatando uno y perdiendo tan solo en la primer fecha.

En la fecha número 11, San Lorenzo estaba por en cima de Boca por 8 puntos, pero un suceso trágico modificó el rumbo del torneo. El 30 de octubre del 2008, el presidente de Boca Juniors, Pedro Pompilio, perdió la vida después de sufrir un infarto al corazón.

A partir de allí (fecha 13), el equipo de la Ribera comenzó a ganar todo lo que se ponía delante de sus narices. Resulta un poco extraño que en las últimas fechas comenzaron algunos fallos arbitrales un tanto perjudiciales para aquellos equipos que enfrentaban a Boca. Todo comenzó en la fecha 16, cuando al juez Carlos Maglio cobró un penal inexistente sobre Figueroa. Para colmo, con el resultado 2 a1 a favor sobre San Martín, el juez obvió un penal más grande que una casa sobre Pérez Castro, cobrando “simulación” del jugador de San Martín, y expulsándolo por doble amonestación (http://www.youtube.com/watch?v=brrA-jqMl40).

Una fecha después, Boca enfrentó a Racing y ganó 2 a 1. El juez Lunati, cobró un penal que no fue, de Migliore sobre Figueroa, poniendo a Boca asi en ventaja.

(http://www.youtube.com/watch?v=QvGJ2e8K7cM).

Finalizado el torneo, tanto San Lorenzo, como Boca y Tigre, igualaron en la cima del campeonato con 39 unidades. En aquel entonces, el equipo con mayor diferencia de gol era San Lorenzo, por lo que en caso de no realizarse el triangular, hubiera sido el campeón.

Tras la realización de un sorteo a puertas cerradas, Boca, fue el más beneficiado nuevamente, ya que el fixture lo ayudaba para jugar con resultados y con descanso para sus jugadores. El primer partido lo disputaron San Lorenzo y Tigre, con victoria del Cuervo, 2 a 1 frente a Tigre, en un arbitraje para el olvido del juez Laverni, que no cobró un penal clarísimo sobre Barrientos (San Lorenzo), cuando finalizaba el encuentro.(http://www.youtube.com/watch?v=ASOuF1NEcKY). 

Posteriormente Boca triunfó sobre San Lorenzo 3 a 1 y Tigre venció 1 a 0 a Boca.

En síntesis Boca fue campeón, por diferencia de gol, ahora lo que no se entiende es para que se realizó el triangular. La idea era que el campeón no saliera por diferencia de gol, hecho que finalmente terminó ocurriendo.

Cuando Bergessio, jugador de San Lorenzo, fue expulsado de la cancha en el partido frente a Boca, se retiró realizando gestos con sus manos expresando que Boca había pagado el torneo. Esto se corroboro cuando el ex árbitro Javier Ruiz, declaró meses después: “Se pueden arreglar campeonatos enteros, tal como se hizo con el Boca de Ischia”. 

                                                                                                                 Rodrigo Ibáñez

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Boca vs Oriente Petrolero, el partido de la vergüenza

El viernes 5 de Abril de 1991 en el partido final de la primera fase del grupo 1 de la Copa Libertadores se enfrentaban Boca Juniors contra el débil Oriente Petrolero de Bolivia en la mismísima Bombonera. Los “xeneizes”  tenían la chance de ganar el partido y liderar el grupo o empatar y clasificarse segundos junto al equipo boliviano, pero sabiendo que con esta última opción  dejaban  afuera de la copa a su archirrival River Plate ya que compartían todos el mismo grupo y estaban  con similar puntaje.

El equipo argentino en esa época  plagado de buenos jugadores estaba cinco goles por encima del conjunto boliviano, pero “misteriosamente”, Boca – Oriente igualaron 0 a 0 en un partido aburridísimo  y casi sin situaciones de gol, impidiendo a River de clasificarse a la próxima etapa y provocándole una nueva frustración a nivel continental.

Por conveniencia de ambos ya desde el inicio estaba implícito el resultado, los jugadores de ambos equipos no atinaban a cruzar la mitad de cancha y a medida que pasaba el tiempo se iban conformando mas con el empate.

Bastaron unos minutos de juego para que el público local que se encontraba en la popular comandados por “La 12” (así se conoce a la barrabrava de boca) empiecen con los canticos amenazantes a los jugadores de su equipo: “Hay que empatar/ hay que empatar/ porque si no van a cobrar”, seguido de ese canto no se quedaron atrás y empezaron a cantar en alusión a River: “Mandarina, mandarina, mandarina/ somos todos argentinos, pero no somos gallinas”

Cuando estaba por finalizar el segundo tiempo un jugador del Oriente Petrolero vio al arquero rival adelantado y remato al arco, su remate salió desviado por muy poco y esto basto para que un jugador del equipo local se acerque a darle un consejo: “¿Qué haces, loco? No sabes que esto termina así, ya esta hablado”. Fueron textuales palabras de lo que le dijo.

Los bolivianos tocaban el balón hacia los costados, Boca apretaba lo adquiría e indefectiblemente el ataque concluía con la pelota estrellada contra los carteles de publicidad. Pese a todo esto el público festejaba.

Al finalizar el partido empatado  tal como estaba planeado, la hinchada estallo de felicidad al igual que los jugadores de ambos conjuntos, habían respetado lo que pactaron antes del partido.

En los vestuarios los jugadores boquenses se acordaron y festejaron más de la eliminación del equipo millonario que de su propia clasificación a la próxima etapa de la copa.

Una vez más River Plate, unos de los equipos más grandes a nivel mundial y con mayor cantidad de torneos locales en el futbol argentino, fue víctima de los arreglos que se viven fecha  a fecha en este vibrante y popular deporte.

 

Manuel López Blanco

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La verdadera historia del descenso

Como muchos ya saben en el año 1981 surgió algo imprevisto en el fútbol de primera división argentina, ya que fue la primera vez que un equipo de los denominados grandes, perdió la categoría. En esta ocasión quien sufrió esto fue el Club Atlético San Lorenzo de Almagro, que finalizó anteúltimo en la tabla de posiciones. Recordamos que en aquel entonces los últimos dos equipos de la tabla de posiciones del torneo eran quienes perdían la categoría.

Exactamente dos años después, en el Metropolitano del 83, se invento un sistema de promedios, el cual establecía que descendieran aquellos equipos que ocuparan los dos últimos lugares en la tabla de promedios, determinados por el cociente entre los puntos obtenidos y las temporadas jugadas en los dos últimos torneos (metropolitano del 82 y metropolitano del 83).

Resulta un poco raro que justo en aquel torneo metropolitano del 83, el Club Atlético River Plate finalizó en el anteúltimo puesto con tan solo 29 unidades. En tal caso si este sistema no se hubiera creado, el club de Núñez hubiera perdido la categoría. Finalmente con los puntos obtenidos entre los dos torneos, se pudo salvar, y quienes perdieron la división fueron Racing Club de Avellaneda y Nueva Chicago. Era la segunda vez que un equipo grande perdía la categoría.

Si bien muchos pensamos que River fue ayudado para no perder la categoría, no existe material explícito que indique esto, ya que el sistema se inventó antes que comience el torneo. Resulta extraño que coincida que el mismo año en que se creó este sistema, River Plate haya salido anteúltimo en la tabla de posiciones, pero nunca sabremos si realmente hubo o no mano negra.

No podemos decir lo mismo de Boca Juniors, que evidentemente fue beneficiado para no correr riesgo de perder la categoría. En el torneo metropolitano de 1984, Boca atravesaba un momento futbolístico crítico, y se ubicaba cerca de los últimos puestos del promedio. Con pocas fechas para finalizar el torneo, el sistema del promedio fue nuevamente modificado, incorporando un torneo más, para que el equipo xeneize no corriera riesgo alguno. En esta ocasión quienes descendieron fueron aquellos que poseían los peores dos promedios calculados entre el Metropolitano del 82, el Metropolitano del 83 y el Metropolitano del 84.

Ese torneo agregado (el de 1982) fue el que benefició a Boca, ya que en esa temporada había cosechado 48 puntos. De lo contrario el club de la ribera, no hubiera descendido, pero hubiera promediado los últimos puestos.

Evidentemente el descenso de un equipo grande a la segunda división no era negocio, Grondona tomó nota de esto y lo trato de evitar (falló en primera instancia) ya que Racing no pudo salvarse, pero en una segunda oportunidad, no corrió riesgos a través de su medida. Es así como River Plate y Boca Juniors, son los equipos más favorecidos a lo largo de la historia del fútbol argentino, no solo por esto, sino por innumerables situaciones.

Rodrigo Ibáñez

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

CHAU, CHAU, CHAUUUUUUU

Esas fueron las palabras del vicepresidente de San Lorenzo de Almagro, Marcelo Hugo Tinelli para Ricardo Caruso Lombardi, que fue despedido de su cargo el pasado martes.

Por Mayo de este año,  San Lorenzo de la mano de Leonardo Madelón atravesaba un momento complicado, el equipo estaba en descenso directo y jugaba muy mal. Ante la salida de Madelón, el presidente en aquél entonces, Carlos Abdo, decidió contratar a Caruso Lombardi, que tuvo que rescindir el contrato que percibía con Quilmes para llegar a Boedo.

El objetivo que tenía Caruso Lombardi era claro: salvar al equipo del descenso. Con sus defectos y virtudes, el ‘’tano’’ logró conseguir el objetivo de mantener al ‘’cuervo’’ en Primera División, y por consiguiente se iba a quedar para el Torneo Inicial 2012.

Por problemas internos en lo político, la comisión directiva de Carlos Abdo renunció en su totalidad, por lo que en Agosto hubo elecciones en San Lorenzo. La formula Lammens- Tinelli se impuso por el 80% de los votos, y gobernarían el club.

El proyecto de Matías Lammens y Marcelo Tinelli se contraponía a la idea de Caruso Lombardi, sobre todo a la hora de elegir jugadores para conformar el plantel. El conductor de televisión, junto a sus pares de comisión directiva, llevaron al club jugadores de jerarquía y de nombre, como Franco Jara, Denis Stracqualursi, Ignacio Piatti, Juan Mercier, entre otros.

Caruso aceptó esos jugadores, pero también trajo futbolistas que son fieles a su idea de juego, es decir muy altos, con buen porte físico y con buen juego aéreo, como lo son Abel Masuero, Santiago Gentilletti, Gonzalo Prósperi, Julio Furch, y demás.

El matrimonio Caruso- Tinelli convivía dentro de todo bien, más allá que el perfil del entrenador no coincidía con la idea del vicepresidente del ‘’cuervo’’.

El arranque del campeonato era irregular, pero al técnico se le criticaba mucho la idea de juego. El ex técnico de Tigre, Quilmes, Argentinos, etc era considerado ‘’defensivo’’, y sus planteos fueron muy cuestionados, tanto por el público, como también por algunos dirigentes.

En la fecha 7, San Lorenzo caía ante Newells 1-0, con gol de Ignacio Scocco, y el planteo táctico del entrenador fue ultra cuestionado. Este iba a ser el momento de la ruptura, donde el técnico con el correr de las semanas formuló declaraciones fuertes y se exponía, como es habitual, en los diferentes medios de comunicación.

Algunas frases en caliente, como cuando Caruso dijo que atropellaría con su auto a un periodista, hicieron enojar mucho a Lammens y Tinelli.

Tal es así, que el técnico no dio más notas personales, por orden de la comisión directiva, y solamente hablaba 1 vez en conferencia de prensa para todos los medios. El resto de los futbolistas para hablar con los programas periodísticos debían pedir autorización.

Estas declaraciones y situaciones que se vivían, y las 3 derrotas consecutivas (Newells- Vélez y Racing) dejaban en la cornisa al ‘’tano’’

Frente Arsenal, en el Nuevo Gasómetro, San Lorenzo debía ganar para que los dirigentes no echaran a Caruso. El resultado fue 0-0, el planteo del entrenador bastante conservador, y la gente se desesperó y cantó: Che Caruso te queremos avisar, acá estás en San Lorenzo, hay que salir a ganar”.

En el post partido, Caruso no renunció ni fue despedido. El martes dirigió la práctica en Cardales, pero por la tarde se reunió en el edificio de Ideas del Sur y quedó acordada su rescisión de contrato con San Lorenzo.

Tinelli, Lammens decidieron ponerle punto final al ciclo de Caruso Lombardi. Algo desagradecido, porque si no hubiera sido por el mediático entrenador, San Lorenzo ahora estuviera transitando el largo y difícil camino de la B Nacional. Caruso y su cuerpo técnico lograron apagar el incendio, lograron sacar el Titanic a flote, pero los que dicen querer a San Lorenzo, no valoraron ni respetaron tan semejante hecho, que si no fuera por RCL, hoy estarían gobernando un equipo de B Nacional, con el costo político pertinente y con la ilusión de la gente perdida en el olvido.

                                                                                                               Maximiliano Fourcade

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

La trágica puerta N12, otro caso de impunidad en el fútbol argentino

El 23 de junio de 1968 se produjo la tragedia de la puerta N12, fue la más grande catástrofe del fútbol argentino y  uno de los desastres no naturales más graves de la historia en la República Argentina, donde murieron 71 personas (en su mayoría menores) después de desatarse una avalancha en la misma puerta.

Alrededor de las 17:00hs finalizo el superclásico argentino entre River Plate y Boca Juniors en el Estadio Antonio Vespucio Liberti mejor conocido como “El Monumental”, después de un partido poco vistoso y con dos equipos que no se supieron sacar ventaja, el resultado arrojo un aburrido 0 a 0 final.

Con el partido concluido los hinchas visitantes de Boca comenzaron a desalojar la tribuna Centenario Alta rápidamente, los que bajaron por la puerta 12 sufrieron las consecuencias, cada vez bajaba más gente, se empezaban a empujar entre si y esto producía las avalanchas humanas, el último tramo de las escaleras que bajaban a la puerta  tiene 80 escalones entre el descanso al aire libre del primer piso y la calle, esto se transformo en una trampa terrible para los simpatizantes que estaban abajo sin poder salir mientras que los que estaban arriba empujaban sin saber que sucedía. Fue demasiado tarde cuando los gritos pudieron detener las avalanchas, ya había sucedido lo peor.

Algunos testimonios arrojaron que los molinetes nunca habían sido sacados (esto impedía la salida de la gente) y otros afirmaron que la salida no fue posible porque la Policía Federal lo impidió, el responsable del operativo de seguridad Aníbal Vigo fue absuelto al poco tiempo.

En una época de dictadura militar bajo el mando de Juan Carlos Ongania los periodistas tenían miedo a contar lo que realmente había sucedido por temor a futuras represalias.                    

Hoy, a más de 44 años de lo sucedido la justicia nunca encontró a los responsables de semejante hecho y la impunidad en el fútbol argentino sigue siendo moneda corriente.

 

Manuel López Blanco

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Combates de “La 12”, una hinchada para temer

 

 

El club de la Ribera, Boca Juniors, fundado el lunes 3 de abril de 1905 por cinco jóvenes que integraban un equipo de amigos del barrio de inmigrantes italianos de La Boca llamado Independencia Sud. Tomó sus colores azul y oro de un barco sueco que pasaba por el Río de la Plata y es apodado “xeneizes”, justamente por ser los italianos, más precisamente los “genoveses”, los primeros inmigrantes en radicarse en La Boca.

Pero lo que se debe rescatar al hablar del fútbol negro de nuestro deporte más popular es sin lugar a dudas su hinchada: “La 12”. Es común que cada hinchada posea un nombre. La de Boca tiene el suyo y se debe a que representan el jugador Nº12 en las tribunas, un jugador más. Muchos de los que conocen el estadio de Boca Juniors, Alberto J. Armando, apodado “La Bombonera” por su forma, ubicado en Brandsen 805, resaltan que el mismo durante un partido “no tiembla, late”. Hay que tener en cuenta que los fanáticos de uno de los clubes más grandes de la Argentina representan “la mitad más uno” del país.

Una vez nombrada “La 12”, vale aclarar que es además una de las hinchadas más violentas del fútbol, nuestro fútbol. A los hechos me remito. Era un encuentro protagonizado con otro de los clubes cuya hinchada es una de las más violentas de la Argentina, Chacarita Juniors, bajo el apodo “Los Funebreros”. El partido se disputó en “La Bombonera” un 7 de febrero de 1999, en una tarde de mucho calor. Antes que comience el Clausura jugaron este partido amistoso con poco público.

Los de “Chaca” ocupaban la tribuna Norte Baja, y la gente de Boca la platea Baja. Así fue como los visitantes empezaron a cantar que “La 12 no existe más”, cuando de repente entraron Miguel Cedrón, Rafael y Fernando Di Zeo, líderes de “La 12”, junto con otros pibes y le dieron una paliza de aquellas, mano a mano y con palos. “La 12” le sacó los 2 “trapos”, (denominación que se utiliza para referirse a las banderas) que habían llevado. Algunos de ellos cobraron y corrieron saltando a la platea, y otros quedaron enganchados (Pajarito por ej.) que fueron tirados por la escalera. El saldo del enfrentamiento fue la condena de algunos a 6 meses de cárcel y otros 6 sin concurrir a ningún estadio de fútbol.

Nuevamente se verían las caras estas dos hinchadas en un partido también en cancha de Boca, el 31 de Agosto del 2003. A los 20 minutos del segundo tiempo y al ver que los hinchas visitantes arrojaban proyectiles hacia la bandeja inferior (ocupada por hinchas de Boca), “La 12” fue por detrás de la platea hasta la bandeja superior, e intercambió todo tipo de proyectiles (palos, mampostería y butacas) con la barra de “Los Funebreros”, apodo que reciben los hinchas de Chacarita. La policía intervino y reprimió arrojando gases lacrimógenos. El saldo fue lamentable por dos cosas: más de 60 personas resultaron heridas y ningún detenido.

Es así como Boca Juniors es respetado en la actualidad por sus logros deportivos, entre los que se encuentran 18 copas internacionales y 23 torneos locales, y por su violenta y numerosa hinchada “La 12”, una de las más temidas del país.   

                                                                                                                        Nicolas de Brasi

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario