Carlos Azcurra, víctima de la policía

Carlos Azcurra jugador de futbol profesional debutó como defensor en Primera División en el Algarrobal y luego vistió las camisetas de Independiente Rivadavia, Estudiantes de Buenos Aires y Tigre.

El 11 de Septiembre cuando jugaba para San Martin de Mendoza en un partido de la Primera B Nacional fue baleado por el cabo Marcial Maldonado en un sector del campo de juego en momentos que intentaba detener la represión policial a un grupo de simpatizantes del club, entre los que había familiares del plantel.

Azcurra recibió un disparo de escopeta con carga de bala de goma a menos de un metro de distancia, lo que le valió perder parte del pulmón derecho, entre las lesiones más grave que sufrió. De inmediato y en medio de un caos fue trasladado al hospital, donde lo operaron de urgencia para extraerle las balas que habían alojadas en su cuerpo.

Después de permanecer varios días en terapia intensiva se logro salvar de milagro pero en la operación le tuvieron que extirpar el pulmón derecho ya que lo tenía afectado por el accidente.

Maldonado fue separado en un principio de la Policía, pero por un cambio de carátula en la causa que finalmente fue catalogada como “lesiones culposas”, ahora cumple tareas administrativas en la fuerza y no lleva consigo armas, ni uniforme.
Azcurra reveló que ni su agresor ni ningún integrante de la fuerza lo llamó para conocer su estado de salud.

En momentos de sufrir la agresión, Azcurra tenía contrato con San Martín de Mendoza hasta junio del 2006, y una vez que se venció el vínculo, el club decidió no renovarlo porque no había recibido todavía el alta médica. Aunque su lesión pudo costarle la vida, los dirigentes de San Martín no respetaron ese aspecto de la legislación y se desentendieron del tema y, si no hubiera sido por el apoyo que le brindó Futbolistas Argentinos Agremiados, desconoce que hubiera sido de él.

El mundo del fútbol se conmovió con el caso Azcurra y la provincia de Mendoza no fue la excepción, ya que desde entonces la Policía concurre sin armas de fuego a los estadios.

Tras haber sido baleado, a Azcurra lo llamó Diego Maradona -para invitarlo a su programa de televisión, La Noche del Diez, y el presidente de AFA Julio Grondona, con quien estuvo reunido.

Tras un acuerdo extrajudicial, Azcurra  recibio 300 mil pesos como resarcimiento de haber sido baleado.

Hoy en día Carlos Azcurra con 34 años pudo volver a jugar al futbol en el modesto Atlético Trinidad de la provincia de San Juan que actualmente se desempeña en el Torneo Argentino B. A pesar de haber vuelto a su gran pasión nadie le devolverá los 7 años de carrera perdidos por una injusticia policial.

Manuel López Blanco

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s