Interna en Los Borrachos del Tablón: asesinato a Gonzalo Acro

Gonzalo Acro de tan solo 29 años a la edad de su muerte era un hincha fanatico del Club Atletico River Plate. Su mejor amigo llamado Matias goñi vivía enfrente a un puesto de diarios cuyo dueño era Luis Pereyra, alias el diariero, líder de Los Borrachos del Tablón en los 90. Acro y goñi pasaban la gran mayoría de los días junto al diariero y comenzaron a ganarse la confianza de unos de los barras más famosos del país. Comenzaron a ir a la cancha bajo su protección y la de la barrabrava, obviamente con el privilegio de no pagar la entrada.

En 1996 Pereyra es encarcelado tras el crimen del hincha de Independiente, Christian Rousoulis, ocurrido a la salida de un partido en Avellaneda. El liderazgo, a partir de ese entonces, comenzó a ser ganado por Alan Schlenker y Adrián Rousseau, amigos inseparables  en aquellos años en los que eran llamados “los patovicas”. Acro y Goñi  comenzaron a escalar posiciones dentro de la barra y se transformaron en hombres de confianza de los jefes.

Acro estudiaba la carrera de periodista deportivo, pero decidió abandonar la carrera a principios del 2000 cuando, por su posición de privilegio dentro de Los borrachos del Tablón, recibió una oferta tentadora: trabajar en el club, a cambio de un jugoso sueldo. Hasta febrero del 2006 cobraba 5.763,55 pesos un sueldo de privilegio nada más por realizar tareas de mantenimiento. Además, viajó a Alemania para presenciar el último Mundial. Gratis para él, financiado por alguna influencia “amiga”.

Después de la famosa pelea entre Alan y Adrian por el liderazgo de la barra, los amigos inseparables hasta ese entonces se separaron. En febrero del 2007, la conocida “Batalla de los quinchos” fue el primer indicio de lo que se venía,  ambos bandos chocaron en una feroz pelea que dejo un herido de bala y otros 3 mas con lastimaduras de armas blancas. En junio del mismo año, se volvieron a enfrentar y la lista de heridos y sangre derramada fue superior.

El sábado previo a la muerte de Acro, en José C. Paz, existió una nueva guerra entre ambas facciones que luchan por el liderazgo de la barra. Según cálculos aproximados, el “negocio” dejaría a sus dueños una ganancia cercana a los 200.000 pesos mensuales.

En la noche del martes 7 de agosto del 2007  se desató el episodio más violento  cuando Gonzalo Acro salía de un gimnasio en Villa Urquiza fue interceptado por un grupo de asesinos que le ejecutaron  tres balazos (uno en el muslo y dos en la cabeza), fue trasladado de urgencia al Hospital y tras 30 horas de agonía falleció.

A más de 4 años de su muerte los principales acusados del crimen fueron los hermanos Schlenker que a pesar de ser condenados a prisión perpetua hoy se encuentran en libertad debido a que el juicio todavía no concluyo. Otro capítulo negro de la violencia que domina el fútbol.

Manuel López Blanco

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s