Algunos técnicos tienen el serrucho bajo el brazo

Los problemas de violencia que tiene el fútbol argentino, los barra bravas sueltos haciendo lo que quieren y como quieren, los  técnicos que ponen a determinado jugador porque les paga o les deja algún rédito económico son ejemplos de fútbol negro, pero en este caso vamos a tocar un tema tan recurrente como lo es el ‘’serrucho’’ de los técnicos.

Apenas 20 técnicos tienen la suerte de poder estar dirigiendo en Primera División, otros 20 técnicos dirigen la B Nacional, y después el resto dirige categorías menores (casi amateurs) o están desempleados. A partir de esto, uno puede divisar que hay muchos técnicos que esperan que a un colega le vaya mal para poder dirigir.

De todos modos, este conjunto de entrenadores no sólo lo desean o lo cuentan quizá en un círculo intimo o privado, sino sus representantes o amigos llaman a dirigentes para ofrecerle los servicios, van a los estadios a observar partidos y hacerse ver, y en definitiva lo que hacen es precisamente lo que no le gustaría que le hagan: ATENTAR CONTRA SU TRABAJO.

Hace algunos días atrás, Omar De Felippe, el actual entrenador de Quilmes, dialogó con nosotros en el programa de Fernando Niembro, por Radio 9. Entre otras cosas, el técnico dijo que no mira ni escucha programas deportivos y tampoco lée la sección deportiva de los diarios para no hacerse mala sangre. 

Lo cierto es que en el medio periodístico hay intereses creados y por eso aparecen los operativos de prensa para instalar algún nombre o también desestabilizar el trabajo de alguien.  Esto se da a partir que algunos técnicos, que por querer dirigir determinado club, le piden a sus periodistas amigos que sean detractores del trabajo de su colega.

O por que varios medios periodísticos salieron a decir que Boca pensaba en Guillermo Barros Schelotto para remplazar a Julio Falcioni? . Angelici jamás pensó en destituir al técnico, y mucho menos no respetar el vínculo vigente, pero hay periodistas que son las viudas de Riquelme, y todo lo que haga el entrenador va a estar mal, y siempre buscan lo mínimo para intentar desestabilizarlo.

Otro ejemplo concreto es San Lorenzo de Almagro. Aún sin haberse resuelto la ida de Ricardo Caruso Lombardi, Juan Antonio Pizzi se reunía en el edificio de Ideas del Sur con Matías Lammens y Marcelo Tinelli para acordar su vinculación como técnico del ‘’cuervo’’. En otro piso del edificio situado en la calle Olleros, estaba Caruso Lombardi esperando a los dirigentes para acordar su rescisión.  San Lorenzo tenía nuevo técnico, pero sin aún haber despedido al que dejaría más tarde su cargo.

Caerle directamente a Pizzi sería omitir lo que hacen el resto de los técnicos, pero de todos modos ¿Dónde quedó la ética y la moral del ex técnico de Rosario Central?.

Algunos técnicos quieren dirigir de cualquier modo, y eso lleva a que después cuando están en  la vereda opuesta y le intenten hacer lo mismo, son los primeros en quejarse. Entonces en que quedamos?. La mejor respuesta para esto es que no hay que hacer lo que no te gusta que te hagan.

 

Maximiliano Fourcade

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s